Nervio óptico en el Glaucoma ¿Por qué es importante?

El glaucoma es una enfermedad del ojo que hace bajar la visión de manera gradual. Generalmente no presenta síntoma y puede originar una pérdida de la visión de manera repentina. Sin el tratamiento adecuado, puede llevar a la ceguera.

Pero si realizamos exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento adecuado puede preservarse la visión.

¿CÓMO FUNCIONA EL OJO?

Presenta una cubierta rígida de color blanco que se llama esclera y sirve para proteger el ojo y se puede ver parte de ésta en la parte anterior del mismo. Además existe una membrana transparente y delicada llamada conjuntiva que cubre a  la esclera.

En la parte anterior del ojo se encuentra la córnea, que es la parte transparente como un cristal de reloj de la cubierta protectora del órgano y que permite que entre la luz. El iris es la parte de color de su ojo que se contrae y se expande para que la pupila deje entrar la cantidad adecuada de luz, la cual dirige hacia el cristalino, que a su vez enfoca la luz sobre la retina (el recubrimiento interno del ojo). Las fibras nerviosas de la retina llevan la luz y las imágenes al cerebro por medio del nervio óptico.

Drenaje sano

Toma de presión ocular

La parte anterior del ojo está llena de un líquido transparente llamado Humor acuoso que es fabricado por el cuerpo ciliar. Éste sale del ojo por medio de la pupila para luego ser absorbido hacia el torrente sanguíneo por medio del sistema de drenaje del ojo, formado por una malla de canales de drenaje que está alrededor del borde externo del iris. Si el drenaje es adecuado, la presión del ojo se mantiene a un nivel normal. La producción, el flujo y el drenaje de este líquido es un proceso activo y continuo necesario para la salud del ojo.

La presión interna del ojo (presión intraocular) depende de la cantidad de líquido que se encuentre dentro del mismo. Si el sistema de drenaje del ojo funciona correctamente, el líquido saldrá libremente sin acumularse. Así mismo, la producción de humor acuoso en cantidades adecuadas mantiene la salud del ojo.

La Presión Ocular, puede variar a lo largo del día, pero por lo general se mantiene dentro de un rango que puede manejar el órgano.

 

EL OJO CON GLAUCOMA

En la mayoría de los tipos de glaucoma, el sistema de drenaje del ojo se tapa y el líquido intraocular no puede drenar. Al acumularse, causa un aumento de presión en el interior del ojo que daña al nervio óptico que es muy sensible, llevando a la pérdida de la visión.

 

El disco óptico

Usted tiene millones de fibras nerviosas que van desde su retina al nervio óptico, las cuales se juntan en el disco óptico. A medida que aumenta la presión del líquido dentro de su ojo, daña estas fibras nerviosas que son muy sensibles y empiezan a morir y el disco óptico comienza a hacerse hueco y adoptará la forma de copa o curva. Si la presión se mantiene muy alta por demasiado tiempo se puede dañar el nervio óptico, resultando en pérdida de la visión.

 

¿El cambio del Nervio Óptico lo Voy a Notar?

El glaucoma suele estar presente en ambos ojos, pero por lo general la presión intraocular se empieza a acumular primero en uno solo. Este daño puede causar cambios graduales en la visión y, posteriormente, pérdida de la misma. Con frecuencia, la visión periférica (lateral) se afecta primero, por lo que inicialmente el cambio de su visión suele ser pequeño y usted no lo nota. Con el tiempo, su visión central (directa) también se empezará a perder.

¿HAY SÍNTOMAS?

En la forma más común del glaucoma, la acumulación de la presión del fluido ocurre lentamente. Con frecuencia, no hay síntomas molestos o dolorosos. En las variedades menos frecuentes de glaucoma los síntomas pueden ser más severos, e incluye los siguientes:

  • Visión borrosa
  • Dolor de ojos y de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Aparición de halos de color del arco iris alrededor de las luces brillantes
  • Pérdida repentina de la visión

 ¿PUEDO HACER ALGO PARA PREVENIR EL GLAUCOMA?

Lo  primero el examen con el médico  oftalmólogo y entonces que la  revisión para glaucoma constituya parte de los exámenes oculares de rutina en niños, adolescentes y adultos.

Todas las personas deben hacerse exámenes integrales para detectar el  glaucoma alrededor de los 40 años, posteriormente cada 2 ó 4 años. Si usted posee mayor riesgo para desarrollar la enfermedad, debe hacerse el examen cada 1ó 2 años a partir de los 35 años de edad.

La pérdida de visión causada por el glaucoma es irreversible, pero si se detecta a tiempo y se sigue un tratamiento con cuidado y constancia, se puede conservar la visión.

Por lo general, el glaucoma se puede controlar con medicamentos en presentación de gotas, laser ó cirugía.

Si se le diagnostica esta enfermedad, es importante que siga un plan de tratamiento sin faltas.

¿A quién le da glaucoma?

A todos, pero las personas con mayor riesgo de desarrollarlo son las siguientes:

  • Mayores de 60 años
  • Hispanos de edad avanzada
  • De ascendencia africana
  • Los parientes de personas con glaucoma
  • Miopes
  • Con diabetes
  • Que usan esteroides de manera prolongada.

¿Cómo revisar  mis ojos para detectar el  glaucoma?

Es fundamental la toma de la Presión Ocular, el Campo visual y el estudio del Nervio óptico. También podemos realizar la Paquimetría y Gonioscopia, para revisar el espesor de la córnea y el sitio de drenaje del humor acuoso respectivamente.

El estudio del Nervio óptico, se  realiza con un fondo de Ojos. En el que muchas veces nos ponen unas gotas para dilatar la pupila y vemos borroso por algunas horas.

Realizamos en el Consultorio un Estudio Digital en tiempo real del Fondo de Ojos, pilar fundamental en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los pacientes con Glaucoma.

Pensando en la Telemedicina, pensando en el diagnóstico  precoz, pensando en nuestros pacientes en su confort y en su bienestar.

Probamos DRAGONFLY r , una cámara digital portable, que toma imagénes del fondo de ojos en tiempo real y sin la necesidad de dilatar  la pupila a los pacientes.

Nos la facilitó la empresa 3B Optics Aquí les mostramos algunas imágenes.

Es importante destacar que al diagnóstico de glaucoma se llega cuando su oftalmólogo observa un tipo particular de daño en el nervio óptico, conocido como “excavación”. El hallazgo de este diagnóstico puede tener lugar con o sin presión intraocular elevada. Además, algunas personas con glaucoma nunca presentan presión ocular elevada es por ello la importancia de su detección precoz.